Aparatos removibles:
Son aparatos de quita y pon, normalmente fabricados en materiales acrílicos y que se sujetan por medio de ganchitos metálicos a los molares. Se utilizan para corregir unas alteraciones determinadas y su resultado está totalmente relacionado con su uso. Es decir, cuantas más horas se lleva puesto, mejor suele ser el resultado.

Aparatos fijos:
Son aparatos que van pegados a los dientes. los más conocidos son los brackets, pero hay diferentes tipos de aparatos fijos que ayudan a interceptar malos hábitos o a redirigir el crecimiento óseo.