Las consultas odontológicas regulares son importantes porque ayudan a mantener los dientes y las encías sanos. Debe consultar a su odontólogo al menos cada 6 meses.